ESTE FEBRERO 2024
¡¡NOVEDAD!! "EL ARDIENTE DESEO DE LA SEÑORITA TAYLOR" ¡¡3,79 €!!
Tercera parte de la serie HISTORIAS DE LITTLE LAKE

También conocida como lady BETHANY BELLS – Escritora de fantasía, romance y más…

Mostrando: 1 - 10 de 20 RESULTADOS

La línea

Olvidaos de los nombres. No diré cuál era el país o sus gentes, o qué idioma utilizaban, ni cuándo ocurrió lo que voy a relatar. No hablaré tampoco sobre mí, más allá de mencionar que una mujer, un balcón que sangraba claveles y un duelo, me alejaron para siempre de mi ciudad natal y me confinaron en una eterna sucesión de nuevos horizontes. Poco importan esas pequeñeces, o todo lo que ocurrió antes de mi llegada a aquel fuerte, tras …

El flautista

Era extraño aquel flautista… Olía a bosque, a tierra húmeda, a tormenta. Nunca llevaba zurrón, nunca compraba nada, nunca reverenciaba los lugares sagrados del pequeño reino, ni hacía las cosas que se presupone que hacen los seres vivos. Rondaba ocasionalmente la aldea que se alzaba junto al bosque, pero siempre a distancia, siempre evitando el contacto con los lugareños. Prefería la soledad y jamás hablaba. Solía pasar su tiempo en lo más profundo del bosque, cerca de la negra montaña …

Flores para los muertos

Para Jorge, era un trabajo sencillo. La vieja no pagaba mucho, cierto, pero saltar la tapia del cementerio suponía un esfuerzo mínimo y el traslado de las flores, las grandes coronas, los hermosos ramos, no dejaba de ser un agradable paseo. Incluso le permitía sonreír, en el camino de vuelta, a la chica que había empezado a hacer la calle junto a la tasca de Alberto. Siempre llegaba con las sombras, como si la noche tomara forma en su piel …

Hambre de trol

RECOPILACIÓN: HISTORIAS DE ONIRIA En la hora del crepúsculo,Cuando el frío viento cuenta,Secretos que solo entiende,Quien la cordura desecha,Quien yace en frío sepulcro,Y quien ni de noche reza,Va caminando un muchacho,Por una antigua vereda. Lleva embozada la capa,La nieve en sus pliegues pesa,“Hace un frío del dnyookas”,No lo dice, solo piensa,De sus labios solo surge,Una triste, triste endecha,Canción pesarosa que cantaA quien la vida le diera. Fría tumba dejó atrás,Su madre yace bajo ella,Consumida por ese grisDe la mísera pobreza,Gris …

Los hilos de D’Arken

La dama Julia estaba sentada en su cuarto de costura, mirando el enorme bastidor en el que se mantenía extendido el tapiz de su vida. Había trabajado en él, en horas oscuras, robadas al sueño, durante casi setenta de los ochenta años que contaba, y en él había ido dejando, segundo a segundo, una parte importante de sí misma. Para ello usó los exquisitos hilos que trajo de D’Arken, siglos atrás, un antepasado aventurero. Alguien que los compró, según se …

Todo Tadeo

El Oficial Tadeo caminaba pensativo por el muelle de la bulliciosa ciudad portuaria de Saeoon, con los ojos perdidos en la larga línea curva que dibujaban sus edificios bajo la roja luz del crepúsculo. En realidad, por una vez, Tadeo, un hombre alto y rubio, medianamente atractivo, que acababa de cumplir los treinta años, no era consciente de la belleza que le rodeaba. Solía serlo, cada día, a veces incluso en contra de su voluntad, porque Saeoon era una ciudad …

La pena de la Joya

Escribí esta obra de teatro para una partida de rol titulada UNA VISITA IMPERIAL. Suelo trabajar mucho los textos que utilizo en las partidas y creo que quedó muy graciosa (especialmente la entrada del Príncipe Errabundo, en el Acto II, esa parte me encanta). Os recomiendo darle una oportunidad, entendiendo que era una obra que buscaba un planteamiento cómico de la situación. Póngase el espectador en antecedentes: Kyra Alessandrovna es la hija del Emperador Dimitri II de Katanya (poderoso país …

El Coleccionista de Corazones Rotos

¿Os molestan las moscas? Lo siento. No puedo hacer nada al respecto. No responden a mi voluntad. Siempre están a mi alrededor, a veces dos, a veces tres, a veces un enjambre insoportable, no importa la época, o el lugar. Son, mis eternas compañeras, y no voy a disculparme más por su presencia. Al fin y al cabo, ni ellas ni yo hemos deseado en ningún momento estar aquí, ni hablar con vosotros. No entiendo las razones de este juicio, …

Sol, mar y fina greda

El sol que brilló sobre el año mil novecientos cuarenta y nueve fue distinto de todos los demás, aunque nadie se dio cuenta. Nadie normal, al menos. Pepito el bobo sí lo supo, en todo momento. Por eso salía por las mañanas, muy temprano, a contemplar el amanecer sobre el bosque de Valorio. Pero, claro, él era distinto. A veces se preguntaba si hubiese tenido respuestas para aquel fenómeno en otros tiempos, porque Pepito el Bobo no siempre había recibido …

Traducir »
error: Este contenido está protegido. Si deseas algún texto ponte en contacto conmigo. Gracias ;D